4.17.2015

Tokio, el último día, en compañía y muy friki.

Día 16.

Hoy es nuestro último día en Tokio. Y para despedirnos bien tenemos un plan muy completo con una amiga que tengo que vive aquí. Para las del mundillo de las dolls seguro que la conocen porque es la intermediaria de InterJapan, Yotsuba.

Lleva ya unos años viviendo allí y se maneja bien con el idioma, así que nos va a hacer un poco de guía y así nos vemos en persona, que nunca nos habíamos visto, aunque si que le he hecho alguna compra. Como por ejemplo mi niña Eryn es de segunda mano y la primera dueña fue Yotsuba.

La pastelería de Tolo

Para empezar con fuerza fuimos a desayunar a la pastelería donde sirven los pasteles de Totoro:

Todo está muy bien ambientado y es precioso

Por lo que me comenta Yotsuba esta pastelería empezó haciendo los buñuelos de Totoro sin más y por lo visto gustó tanto que Ghibli le terminó cediendo los derechos.

Así que aunque está un poco escondida está bastante solicitado. Los hace el dueño y son unos 150 buñuelos al día. A las 13.00 ya no le quedan. Y la verdad, es que no me extraña, están muy buenos.

Los había de tres sabores, y el normal que es de crema. Por fuera son todos iguales, la misma masa con una decoración para los ojos y e detallito de la oreja que sirve para distinguir el relleno. Probamos uno de cada, para mi compi el de choco, para mi el de fresa y para Yotsuba el de banana.

Son tan graciosos que da pena comérselos

El restaurante además es muy bonito, lo tienen muy bien montado aunque esté escondido y sea pequeño. Pero tiene ese encanto de una casita de la típica historia de Miyazaki.

Esta es la terraza exterior

Nada más entrar a la izquierda la tienda, a la derecha y arriba la cafetería

Harajuku

Yotsuba y yo
No podía irme de Japón sin haber pasado por aquí. Era una visita obligada, y me acordé mucho de mis amigas Lolitas de Asturias (un beso para ellas).


Nada más entrar vimos un salón de "puricura".
Se llama así a un juego de fotografía y retoque que se lleva mucho aquí entre las jóvenes, porque además te saca las fotos en papel de pegatina y así lo puedes poner en el móvil el cuaderno de clase o lo que quieras.

Hay muchísimos tipos de máquina, cada una tiene un estilo diferente, cambian los fondos, desde donde te hacen la foto, que pegatinas puedes pegar, si tienen efectos como el sepia...etc.
Elegimos una y nos metimos mi compañero y yo. En ese momento nos damos cuenta de que esto no es para tíos...
La máquina automáticamente te suaviza la piel (hasta que parece porcelana) te pinta los labios y te agranda los ojos, ah! y te estira el cuerpo (dependiendo de la máquina). Voy a poner alguna de las que me hice con ella:



Tras este descubrimiento estuvimos dando una vuelta por allí y nos encontramos a mucha gente con tribu urbanas muy definidas, como lolitas, góticos o visual kei.
Es un sitio muy peculiar porque cada uno va como le da la gana y nadie se sorprende ni nada por el estilo. Para mi es comparable a Plaza España en Madrid, pero a lo grande, donde todas las tardes se juntan muchos grupos de varias tribus distintas, así que hay mucha variedad.

Entramos a varias tiendas preciosas, entre ellas Bodyline, que es conocida por su ropa de Lolita. Y después nos comimos unas crepes para comer. 

Nos marchamos pronto porque tenemos entradas para el museo Ghibli y empieza a las 4. No queremos llegar tarde, nos despedimos de Yotsuba hasta después del museo.
Cada grupo entra con un espacio de dos horas y hay cuatro horarios en un día, nosotros entramos en el último.

Nos bajamos en la parada de Mitaka por recomendación de Yotsuba y vamos caminando por las calles donde estos carteles tan geniales te van guiando:

Guía por toda la calle

De camino, hay unas pistas de tenis y algo llamó nuestra atención. Había personas mayores con chándal, todos a juego como si fueran de un equipo. Inocente de mí, pensé que sería el típico grupo de una residencia que hacen actividades juntos, como en los centros de día y tal... ¡Pues no! al seguir caminando alucinamos al verlos jugar...
La mayoría tenían mas de 70 años y ¡como se movían! Vamos que conozco gente de 30 que no tiene tanta agilidad.

Cuando llegamos al museo resultó ser una mansión bastante especial.


La pared que daba a la entrada, ya solo con este trozo sabes que va a ser genial

Cuando entras te dan un folleto donde te pone incluso en español que no hay un orden para verlo todo, la idea es perderse. Así que a ellos fuimos.
Por dentro es impresionante, no dejaban hacer fotos pero por fuera si, cuando subimos al tejado por una escalera de caracol descubrimos un jardín con esta escultura:


Y al otro lado del jardín:


Otra de las cosas que te dan al entrar es un cartoncito con 3 fotogramas, para que puedas pasar a ver un corto al cine. El corto que vimos tenía todos los audios hechos con voz, ruidos, voces... Todo. Fue muy original la verdad. Cada mes ponen un corto distinto.

Allí nos encontramos con una pareja de La Coruña que también estaban en su último día del viaje. Ellos se hospedaron en otros sitios en Tokio y vieron una cara menos amable y mas problemática de la sociedad japonesa por lo que nos contaron.

La casa es tan mágica como muchas de sus películas. El suelo no es recto al llegar a las paredes, se levanta, las piedras y ladrillos no siguen un orden lógico, hay balcones y puentes dentro de la casa y un montón de puertas de varios tamaños y formas. Es todo muy guay.
Salimos encantados.

Después de dos horas merodeando la casa decidimos marcharnos cuando lo habíamos visto todo, ¡en la tienda hay cosas geniales! Y cayeron algunas...

Nos dirigimos a Akihabara, donde hemos vuelto a quedar con Yotsuba para cenar que nos va a llevar a un restaurante donde te ponen la carne y te la haces tú en unas brasas que te ponen en la mesa. Aquí también hay, pero no con tantos tipos de carne, digamos que he probado partes que no las habría comido de saber lo que eran...

Takumi como cocinero principal y los demás eramos pinches de cocina XD

Para cenar se unió Takumi, el marido de Yotsuba que era el que nos pidió la carne y al que le dije que no explicara que era cada cosa hasta que terminásemos. No, porque igual se lo tenían que comer todo ellos...

Es el último día, así que nos vamos a un karaoke para despedirnos. Son geniales. Salas independientes, un repertorio muy amplio, se pueden subir y bajar los tonos de las canciones, la velocidad, se oye muchísimo mejor de lo que esperaba y ademas tienes servicio de bebidas y comida. La verdades que es barato y así se puede ir a menudo.

Eligiendo las canciones mientras nos traen las bebidas


Estuvimos dos horas dándolo todo. ¡Ellos cantan muy bien! Y nos lo pasamos en grande. Probamos la soda de melón que estaba muy buena. En comparación con la Fanta de naranja que sabe fatal aquí...

Nos despedimos de la pareja y nos vamos al hotel, hay que jugar al tetris con las maletas para el día siguiente. Toca soltar lastre porque no podemos llevar todo. Algo que ya habíamos previsto. ¡Las maletas pesan mucho!

El día 17 del viaje es entero para volver.
Salimos a las 7 de la mañana del viernes en Japón y llegamos a las 9 de la noche el viernes a España. Nos han robado muchas horas y tenemos un poco de jet lag. Pero ha merecido la pena.

¡El viaje acaba aquí!


Una foto de cuando sobrevolamos Rusia

Gracias por seguirme durante todos estos días. 

El blog seguirá en activo, y seguramente escriba más entradas sobre cosas del viaje e impresiones mías del país nipón, pero también volveré al tema principal que es el coleccionismo y tipos de muñecos.

¡A seguir soñando!

Por si no sabes cómo empieza todo, te dejo aquí la primera entrada del viaje.





¡Comparte esta noticia!
Se ha producido un error en este gadget.
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML